5 remedios para bajar la fiebre naturalmente

No hay nada más angustiante que ver a tu hijo tan disminuido por la fiebre y que ese termómetro siga cerca a los 40º después de haberle dado su dosis de acetaminofén recomendada por el pediatra.

Recuerda que la fiebre es un indicador de que se está desarrollando alguna enfermedad en el cuerpo y que el organismo está tratando de defenderse. 

Sin embargo, al superar los 38ºC, la fiebre puede causar algún daño colateral al organismo y por eso se recomienda tratarla con una dosis adecuada de acetaminofén de acuerdo al peso del bebé y las indicaciones del pediatra.

 

Pero ¿qué pasa cuando el acetaminofén no funciona?

 

Investigamos sobre los remedios que han usado las abuelas durante años, para controlar la temperatura corporal de los niños sin medicamentos y encontramos los cinco más efectivos:   

1. Ropa fresca

Cuando la fiebre se sale de control, necesitamos que la temperatura interna del cuerpo se regule con la temperatura exterior; por eso el uso de ropa de algodón, fresca y respirable, va a permitir que ese calor corporal salga y así mismo entre el fresco del exterior.

Una camiseta blanca y sus calzoncitos o pañal, van a ser suficientes para vestirlo mientras la fiebre está a tope.

 

2. Baño de agua tibia

Ni muy fría, ni muy caliente. Lo ideal es no exponer al niño a un choque de temperatura que puede agravar su estado o incluso provocar convulsiones.

Llena una tina de agua tibia y deja que el bebé juegue por al menos 10 o 15 minutos completamente desnudo. Poco a poco la temperatura de su cuerpo se va a regular con la temperatura del agua.

Ten cuidado de no exponerlo a corrientes de aire y al secarlo vístelo con ropa fresca de inmediato.

La perforación de las orejitas de tu bebé merece merece ser realizada por manos expertas

Dra. Jéssica Durán

Pediatra

Asesora en lactancia materna

Experta en perforación de orejas

3. Rodajas de limón, papa o cebolla.

Habrá quien te diga que es con limón, otros con papa o cebolla en rodajas o emplastes. La filosofía es la misma.

Estos alimentos son fríos en el interior y gracias a sus jugos tardan un poco en calentarse o secarse con la temperatura corporal.

Así que corta el que tengas a mano en rodajas y pon cada rodaja en las axilas y planta de los pies.

Deberás cambiarlos cada 5 minutos aproximadamente para mantenerlos frescos hasta que la fiebre empiece a ceder.

 

4. Algodón con vinagre

Bajo la misma filosofía del remedio de las rodajas de limón, papa o cebolla, funciona empapar algodón en vinagre y ubicarlo en axilas y planta de los pies.

El vinagre como el alcohol, se conservan fríos por más tiempo y absorben el calor del cuerpo; pero el vinagre al contrario del alcohol es inofensivo con la piel y no va a ocasionar irritación o quemaduras.

Cambia las compresas de algodón, tan pronto como se empiece a evaporar o calentarse, vuelve a empaparlas y a ubicarlas en el lugar indicado hasta que la fiebre empiece a ceder.

 

5. Paños de agua fría

Este remedio es la manera más antigua que hay de curar la fiebre de los niños. Humedece un pañuelo o toalla en agua fría y ponla en la frente del niño dejándola allí hasta que se caliente; entonces repite el proceso tanto como sea necesario para que la temperatura empiece a ceder.

Alterna los paños entre la frente y la nuca, repitiendo la misma operación.

Si la fiebre persiste por más de 3 días o es inmanejable o se asocia a otros síntomas alarmantes como vómito o diarrea, no dudes en consultar con urgencias pediátricas.

 

Te servirá leer nuestra entrada ¿Cómo manejo la fiebre de mi bebé? Para saber cuándo consultar.

Comparte

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

También podría interesarte...

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp