3 ejercicios caseros para que tu bebé hable mejor

El lenguaje es la función del cerebro que nos permite comprender, dar significado, expresar y oír para aprender, socializar y comunicarnos.

 

De la mano de la fonoaudióloga del Jardín Infantil Cometas, Yina Paola Delgado, quisimos explorar cómo podemos estimular el desarrollo de las habilidades lingüísticas de los niños desde las actividades más cotidianas en casa.

Sedes en Chicó y Contador; Bogotá

En Cometas los niños son protagonistas, escuchados y valorados como seres complejos y con ideas extraordinarias

1. Permítele comer alimentos sólidos

 

La alimentación es el primer ejercicio esencial para apoyar el desarrollo motor fino de los labios, lengua y mejillas.

 

Manipular en boca alimentos que necesite morder, masticar, desgarrar o mover dentro de su boca para deglutir fortalece los músculos que el bebé va a necesitar para luego pronunciar palabras.

 

La alimentación complementaria empieza alrededor de los 6 meses de edad del bebé, te recomendamos explorar la posibilidad del método BLW como una alternativa con múltiples beneficios para el desarrollo integral del bebé.

Lee Ventajas y Desventajas del BLW

 

2. Estimula su sensibilidad dentro y fuera de la boca

 

Los fonemas correctos son ejecutados con diferentes posiciones muy precisas de los labios y de la lengua dentro de la boca y para esto se requiere despertar sensorialmente todos esos puntos de apoyo en paladar y mejillas.

 

Para lograrlo, es bueno estimular la piel interna de la boca con diferentes texturas que puedes encontrar en alimentos más duros, más blandos, más pegajosos, etc.

 

Por ejemplo, permítele manipular por sí mismo un trozo de mazorca tierna, un mango grande que tenga que despegar de su pepa, un muslito de pollo con su hueso, manzana con cáscara. Limita lo que más puedas los alimentos super colados que pierdan todas sus texturas.

 

3. Habla y déjalo hablar

 

La vida cotidiana podría ser suficiente para estimular su lenguaje si le vas contando de manera natural todo lo que estás haciendo durante el día; tu bebé te está prestando más atención de lo que crees incluso desde antes de nacer.

 

Para que esto no sea un monólogo intenta hacerle preguntas, ponle atención a todos los sonidos que tu bebé hace y responde a ellos como parte de la conversación que en realidad están teniendo.

 

Cantarle canciones ricas en palabras, leerle cuentos con entonaciones diferentes y de acuerdo a su edad involucrar juegos e instrucciones más complejas van a ir enriqueciendo su lenguaje y dándole herramientas más ricas para expresarse eficientemente.

Por último recuerda crearle al niño la necesidad de comunicarse y de hacerlo cada vez mejor.  

Es decir, evita traducirle todo, darle lo que sabes que está pididendo a la primera o responder por él/ella  las preguntas que otros le hacen.

Comparte

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin

También podría interesarte...

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp