7 tips para conectar con tus hijos antes de corregirlos.

Con esta nueva publicación empezamos una serie de videos con Expertos en los temas que más nos interesan.

Leydi García, especialista en Neuropsicología y entrenadora de disciplina positiva, nos cuenta la importancia de crear conexión, antes de corrección y nos da unos tips prácticos para lograr mantener el autocontrol al momento de corregir o establecer un límite de crianza a nuestros hijos.

Debemos tener claro que para acompañar y guiar a nuestros hijos debemos crear y fortalecer ese vínculo de conexión con ellos, antes que nada.

El vínculo se empieza a formar desde que el bebé nace y descubre que su mamá, papá o quien lo cuida satisface continuamente sus necesidades. Ese vínculo que se empieza a formar en esa relación, es lo que le va a permitir a este bebé sentirse seguro.

Según Brene Brown, Vínculo es esa energía que hay entre las personas cuando se sienten vistos, reconocidos, cuando pueden dar y recibir sin juicios.

¿Cómo logro mantener ese vínculo, cuando estamos en caos y debo corregir a mi hijo?

Estos son unos consejos prácticos para tener siempre presentes:

  1. Volver a tu centro

Respira, recuerda que eres el adulto, recupera la calma, ayuda a tu hijo a recuperar también su centro y sólo hasta ese momento podrás comunicarte asertivamente. Cuando no estás en tu centro, es difícil tomar decisiones coherentes, porque no estás conectado con tu cerebro racional.

  1. Autocuidado

Cuida de ti mismo, date un espacio, dedicarte tiempo para hacer lo que te gusta, te ayuda a tener un poco más de paciencia cuando llega el caos y estar dispuesto para tus hijos.

  1. Identifica el motivo

Todo comportamiento tiene una razón, mira más allá para encontrar las razones que lo motivan y así identificar esa necesidad que tu hijo quiere comunicar y cuál fue la emoción que lo alentó a hacer algo incorrecto. Puede ser cansancio, hambre, sueño o intenta decirnos algo más.

  1. Involúcrate en el proceso.

Es válido que expreses tu emoción de malestar, frustración o ira y te des la oportunidad de gestionarla frente a tu hijo.

Al estar involucrado y conectado con tu hijo, es más posible lograr una comunicación asertiva con tu hijo y compartir los dos todo el proceso.

  1. No lo corrijas en público.

No sólo puede ser humillante para tu hijo, sino que corres el riesgo de que su pataleta suba de nivel.

Toda esta información a pesar de ser muy válida y lógica, sabemos que es muy difícil poder aterrizarla a la vida real y a la cotidianidad. Por eso se requiere de un entrenamiento diario y constante.

Leydi ofrece asesorías personalizadas, entendiendo la necesidad de cada familia y sus relaciones e interacciones entre padres e hijos, identificando las dificultades y trabajando alrededor de estas. Pueden encontrarla en www.guiandoconamor.com y las redes sociales Instagram: @guiandoconamor1 y Facebook: Guiando con amor

También podría interesarte...

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp