4 ejercicios para evitar gritar a tus hijos

De repente tu bebé dejó de escucharte; ahora trata de hacer lo que quiere, cuando quiere y como quiere.

 

woman-working-girl-sitting-133021

La escena:

Tienes algo por hacer urgente e importante… tu hijo empieza a llamarte con su vocesita aguda e insistente…sus oídos se cierran a tus pacientes respuestas pidiéndole un momento para desocuparte y atenderlo…te empuja suave pero constantemente y no está dispuesto a esperar ni a rendirse… poco a poco tu paciencia se colma y de repente pum!

Explotas en un estridente grito que lo deja paralizado y en 3, 2, 1  arranca en llanto inconsolable.

Te sientes minúsculo, pero todavía lleno de ira y ni siquiera entiendes en qué momento llegaste ahí.

Y así, la historia se repite día a día y a veces hasta varias veces en el día.

 

 

Calma, nos pasa a todos los papás. Por eso, consultamos con Leydi García, especialista en disciplina positiva, quien nos dará herramientas para evitar los gritos y poder salir de esta situación sin andar por ahí perdiendo los estribos a cada momento.

Cuando gritas por enojo, incrementas tu nivel de malestar e intranquilidad porque influye directamente y de manera negativa, en tu relación contigo mismo y en este caso, con tus hijos que son lo que más amas.

Cuando gritas, estás perdiendo el control, dices frases que no sientes, se te nubla la razón y por ende no tomas decisiones coherentes.

Un grito en este caso es simplemente un reflejo ante los estímulos externos a los que somos sometidos como padres constantemente; pero al tomar conciencia de que no solo afectan nuestra relación, sino que no producen ningún efecto positivo, vale la pena detenerse para generar un cambio.

Los gritos te enfrentan a una lucha de poder y de resistencia que empeora la situación, no resuelve nada y te desgasta innecesariamente.

¿Cómo podemos evitar gritar a nuestros hijos?

 

Es un ejercicio constante que se hace más fácil con la práctica:

 

  1. Autocuidado

Asegúrate de incuir en tu rutina diaria algo que disfrutes, reconoce que eres importante y mereces tener algún deleite durante el día.

 

  1. Meditación

A través de la meditación puedes aprender a conocerte mejor y de esa manera gestionar mejor tus emociones e impulsos.

 

  1. Mindfulness

No es más que estar presente y atento a lo que está pasando en ese momento en realidad y no a tus pensamientos.

 

  1. Ve a tu centro

Cuando te encuentres en esa situación a punto de gritar, explora dentro de ti la capacidad de actuar de una manera distinta para romper el círculo vicioso en el que estás a pundo de caer.

Con este ejercicio constante, poco a poco experimentarás un cambio interno que transforma tu vida de manera significativa permitiéndote evolucionar y ver tu entorno con lentes nuevos, escucharás mejor y serás más compasivo contigo mismo y con tus seres amados.

 

Si consideras que necesitas recibir asesoría, acompañamiento y/o entrenamiento en estas herramientas que te permitan experimentar una transformación personal, mejorar tu autoestima y vivir de manera conciente tu aquí y ahora, busca apoyo en personas que se identifiquen con tu rol de padre o madre, como lo hace Guiando con Amor dirigido por Leydi García.  

También podría interesarte...

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp