Buenas razones para no temer a los «Terribles Dos»

A esta etapa entre los 2 y los 3 años, muchos papás frustrados la hemos mal llamado los Terribles Dos, te explicamos por qué y cómo hacer para sobrellevarla sin morir en el intento.

 

Ya venías acostumbrado a hacer y deshacer con la voluntad de tu bebé y de un momento a otro, apareció un emperadorsito tirano de 80cms que se cree el que manda en la casa y te deja todo patas arriba…sí, entraste en los temidos dos años.

 

Terribles o no, es una etapa muy importante en el desarrollo emocional de tu bebé, pues marca el inicio de su independencia y paradójicamente tal vez eso es lo que más nos incomoda a los papás.

Situaciones comunes a las que te vas a enfrentar:

 

Yo solito: Te sorprenderá ver la perseverancia y confianza en sí mismo que puede tener tu bebé al intentar vestirse, destapar su yogurt o subir y bajar las escaleras. Obviamente te necesita cerca para que no se haga daño y para ayudarlo a limpiar su desorden.

 

Escojo mi ropa: Esto puede ser tan divertido como tu quieras que sea, vale la pena que le permitas hacerlo de vez en cuando y que asuma con orgullo su “invento” ; otras simplemente crea la estrategia correcta para que sea él quien escoja lo que tú quieres que use.

 

Por qué no me entiendes: Muchos niños apenas están empezando a hablar claro en esta etapa, esos trabalenguas son lo más hermoso que hay, pero ay de que no se los entiendas. Para esto no hay mucha solución, solo calma y comprensión, pues ¿te imaginas estar en su situación con tanto por decir y que nadie te entienda?

 

Travesuras: Maquillaje, inodoros atascados, paredes pintadas, ollas por toda la casa….tu hijo inventa sus historias y las recrea con lo que tiene a la mano. Alista la cámara para conservar las evidencias, en poco tiempo vas a estar contándolas con lágrimas de risa en los ojos.

 

Manifestaciones espontáneas de amor: para derretirse, un abrazo y un beso espontáneo, serán la mejor muestra de que lo estás haciendo bien.

 

Es tu espejo: Cuidado con lo que dices y haces en frente de tu bebé a esta edad; cuando menos pienses y muy probablemente en público va a estar repitiendo justo lo que te ve hacer.

 

No se aburren: y por ende tampoco te dejan aburrir; siempre están buscando una actividad diferente, tal vez muy seguido, pero a ¿quién le gusta la rutina al fin y al cabo?

Como ves ninguna de estas situaciones es negativa para tu hijo, lo que pasa es que te confronta y te exige un nivel de paciencia y creatividad superior para sobrellevarla y acompañar a tu bebé a definir quien es y no quien tú quieres que sea.

 

Esto no quiere decir que no se deban establecer límites y un claro sentido de la autoridad, pero sobre eso hablaremos en una próxima entrada.  

También podría interesarte...

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp