5 remedios para curar el resfriado en embarazo

Durante el embarazo las defensas de tu cuerpo se bajan y es normal que adquieras cuanto virus hay por ahí.

Las infecciones respiratorias son de lo más común en estos tiempos y entendemos que un acetaminofén puede no ser suficiente para mitigar esos incómodos síntomas de la gripa.

Si los síntomas son muy fuertes o duraderos, debes consultar con tu médico, nunca te automediques ni tomes infusiones de hiervas sin su aprobación.

Conoce desde ya a la persona ideal para ayudarte con los cuidados de tu bebé recién nacido

1. Té de jengibre

El jengibre tiene propiedades inmunológicas, antioxidantes y antimicrobianas que tomado con moderación te van a ayudar a fortalecer tu sistema inmunológico y contrarrestar los molestos síntomas como tos, congestión nasal y dolor del cuerpo.

Pon 2 tazas de agua al fuego y cuando hierva agrega media cucharadita de raíz de jengibre rayada, medio limón y endulza con miel.

Toma este té a la hora de acostarte mientras persistan los síntomas y suspende cuando te sientas mejor.

 

2. Tomillo

El tomillo tiene un alto contenido de timol que se potencia al destilarlo y convertirlo en aceite. Su aceite o cremas tienen cualidades calientes que en masaje corporal estimulan la expectoración y reducen el exceso de mucosidad y flema.

Aplica la crema de tomillo con masaje suave en espalda, cuello, pecho y planta de los pies a la hora de dormir.

Luego de esto evita el contacto con el ambiente frío para permitir que el efecto caliente actúe durante la noche y te permita un mejor descanso.

PIONEROS EN TERAPIAS HERBALES

3. Vapor de eucalipto en casa

El eucalipto es considerado una planta medicinal poderosa para tratar enfermedades respiratorias por su capacidad antimicrobiana y expectorante.

En una olla grande, pon a hervir agua y ramas de eucalipto, permitiendo que este vapor inunde la casa y tu habitación antes de acostarte a dormir; tendrás un efecto purificador de aire y reconfortante para tu organismo.

 

4. Jarabe de cebolla, miel y limón

Es un jarabe hecho en casa y que suele ser muy efectivo para ayudar a desprender y expectorar las flemas acumuladas en pulmones y despejar las vías respiratorias.

En un recipiente de vidrio con tapa, pon las rodajas de una cebolla morada, agrega la cantidad de miel pura suficiente para cubrir la cebolla  y agrega el jugo de un limón.

Tapa el frasco y déjalo reposar por al menos 8 horas para que las cebollas suelten su jugo y se mezclen con la miel y el limón.

Agita el frasco y toma por copitas entre 3 a 5 veces al día y vuélvelo a tapar para no perder la concentración de la cebolla.

 

5. Cebolla cortada en cruz

Dentro de las muchas bondades de la cebolla, se encuentran también propiedades antivirales, antibacterianas y antiinflamadorias y parece que no sólo al consumirla sino al inhalar sus vapores.

Corta una cebolla, preferiblemente roja o morada, aunque también funciona con cebolla común, en cuatro pedazos y ponlos en un plato sobre tu mesita de noche.

Al cerrar la puerta, los vapores de la cebolla se van a concentrar en tu cuarto y al respirarlos te ayudan a despejar tus vías respiratorias y evitar la tos durante la noche para permitirte descansar mejor. Aunque es difícil de creer, es muy efectivo.  

También podría interesarte...

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp