6 claves para emprender siendo mamá

Ser mamá es la responsabilidad más grande que hay, se te ha encomendado la misión de formar un ser humano, alguien que podrá llegar a tener el poder de transformar el mundo. Estamos de acuerdo en que semejante encargo debería ser reconocido y elogiado no solo con aplausos y rosas el día de la madre, sino también – digámoslo abiertamente – con los recursos suficientes para que no tengas que preocuparte por el dinero que pueda faltar en tu casa.

Si siempre te has conocido como una mujer independiente, trabajadora y recursiva, estarás de acuerdo en que no hay nada que te ponga tan a prueba como el nacimiento de un hijo. Ese momento en que tu bebé recién nacido hace una siesta y de repente te acuerdas de ti, de esa mujer que eras y que ahora no sabes cómo volver a ser, sin renunciar al tiempo que quieres dedicar a la formación de ese pequeño.

Esta es la razón principal por la cual, según el Estudio de Actividad Empresarial del 2017 del GEM, hoy en día Colombia es el país de América Latina y el Caribe cuya proporción de mujeres emprendedoras crece a mayor velocidad, siendo casi inexistente la brecha entre hombres y mujeres que deciden emprender.

Antes de que sigas leyendo, debes saber dos cosas; la primera, es que decidir emprender siendo mamá, es una decisión 100% personal; tan respetable como la mamá que decide continuar su carrera profesional como empleada o la que decide dedicarse por completo a su hogar y sus hijos.

La segunda, es que no es fácil. Es un camino lleno de obstáculos, incertidumbre, agotamiento y frustración. Pero al final, sin importa el éxito o no de tu proyecto, podrás estar segura de que valdrá la pena; por ti, por tu familia y por tus hijos, siempre siempre, valdrá la pena intentarlo.

Y por eso, porque estamos contigo en este camino de emprendimiento, hemos recopilado 6 consejos que consideramos los más importantes para ayudarte a emprender siendo mamá:

1. Pasa de la idea a la visión de negocio1. Pasa de la idea a la visión de negocio: Te habrás dado cuenta, de que el ser mamá te abre un mundo de ideas de productos o servicios que se necesitan en el mercado o que los existentes podrían funcionar mucho mejor. Convertir esas ideas en oportunidades de negocio, es un primer paso para construir una visión clara de tu emprendimiento, definiendo el modelo, el objetivo, lo que será, lo que no será y hasta dónde quieres llegar. Se vale soñar en grande, lo importante es tener claro hasta dónde quieres llegar, para ayudarte a construir el camino.

2. Capacítate: El emprendimiento se estudia y se ejecuta, hay muchas herramientas que te pueden ayudar a tener claridad en cada etapa del desarrollo de tu proyecto. El capacitarte te va a ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo, por eso vale la pena que inviertas en tu formación como emprendedora antes de arrancar, de todas maneras, vas a descubrir que nunca puedes parar de hacerlo porque para que tu negocio subsista y progrese, tienes que estar al día en las tendencias, herramientas y evolución del mercado.

3. Fíjate metas cortas: Una vez tienes definida la visión de tu negocio, marca las metas de corto plazo que debes alcanzar en esa dirección. Esto te va a ayudar no solo a mantenerte enfocada, sino a celebrar cada pequeña victoria que logres y tomar impulso para ir por más. La auto motivación del emprendedor es su principal motor.

4. Red de apoyo4. Red de apoyo: Antes de empezar arma tu equipo con esas personas que te pueden ayudar esporádica o permanentemente con el cuidado de tu bebé o de tu casa. De no tener esta red de apoyo, debes ser consciente de que lo difícil de emprender siendo mamá, se multiplicará exponencialmente. De otra parte , el éxito sabe mejor cuando es compartido y cuando lo alcances, no olvides que tus primeros socios, fueron los de esta red.

5.  Trabaja por objetivos: No te ahorques con el tiempo, siendo mamá no puedes tener el control total y los imprevistos ocurren en cualquier momento; por eso fíjate objetivos diarios, no horas de trabajo. Aprovecha al máximo tu tiempo libre para enfocarte en cumplir tu objetivo del día. Esto implica que tendrás que ser eficiente hasta para descansar.

6. Únete a la comunidad: Cuando entras al mundo del emprendimiento y más aún siendo mamá, vas a encontrarte con una hermandad. Mujeres que como tú, le están apostando a un proyecto de vida equilibrado, muchas de ellas están dispuestas a compartir su conocimiento, te motivarán y levantarán en los momentos más difíciles y son una fuerza cada vez más creciente de empoderamiento femenino. Apoyada en una comunidad podrás llegar más lejos y en menor tiempo.

UpBaby, también es el emprendimiento de una mamá y como tal, quiere ser una plataforma de promoción e impulso de los productos de otras mamás emprendedoras para llegar más y mejor a sus clientes potenciales.

 

También podría interesarte...

Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp